Sociología Contemporánea - Actualidad, libros, humor y Ciencias Sociales

Un sitio para los amantes de las Ciencias Sociales

checker Con la creciente ola digital y acceso irrestricto a la información el plagio (en todos lo niveles académicos y profesionales) se ha convertido en una práctica que difícilmente logra detectarse. The Plagiarism checker, diseñado por la Universidad de Maryland, auxilia a quienes emprenden la penosa búsqueda de textos o frases sospechosas de plagio. Sólo ingresa el párrafo misterioso en el cuadro de texto, presiona "Check the paper" y aparecerá un reporte con enlaces a sitios web que contienen la frase buscada.

Comentarios

  1. lu.

    Hace tiempo existía una herramienta parecida, pero uno tenía que introducir las fuentes sospechosas. Me parece de hecho que es versión superior de ese mismo sistema. De esas fuentes, el algoritmo daba por resultado un porcentaje de plagio literal. Sin embargo, el simple parafraseo de dos o tres fuentes –el que los alumnos convierten en un arte– y la indexación de artículos de texto completo en bases de datos científicas (que no son incorporadas a los resultados de los buscadores) hacen prácticamente imposible el uso de herramientas automatizadas como TPC sin análisis adicional. Desde luego, permiten la detección de los casos más claros. Sin embargo, pienso que mucho del plagio se debe a una inadecuada planeación del trabajo académico, ya que si se asigna una tarea, ésta debe tener un objetivo predefinido. En mi experiencia, una tarea mal solicitada (sin objetivos temáticos a evaluar, ponderación o simple claridad) aumenta el riesgo de plagio. También he pensado que mucho del asunto se debe a una enorme deficiencia en el uso y control de las fuentes electrónicas, es decir, a veces el alumno no cita un párrafo simplemente porque no sabe cómo hacerlo. Debe ser muy interesante conocer pequeñas muestras de resultados a pruebas hechas en secundarias y preparatorias. Ya tenemos idea de su gravedad en universidades. En fin, gracias por el enlace.

  2. wainer

    La historia de la humanidad ha demostrado que los sismos han provocado grandes pérdidas humanas, económicas, un gran deterioro en el medio ambiente y un atraso al desarrollo de las ciudades afectadas. Vivimos en una zona de muy alto riesgo sísmico, localizada justo en el borde de interacción entre la placa de Norteamérica y la Placa del Caribe, por esta razón somos un país con alto riesgo de ocurrencia de terremoto.