Pierre Bourdieu - El sentido social del gustoEl sentido social del gusto. Elementos para una sociología de la cultura (enlace 2) es una colección de once textos inéditos al castellano compuesta de entrevistas, artículos e intervenciones públicas de Pierre Bourdieu llevadas a cabo entre 1954 y 1999 donde el foco de análisis se centra en el mercado de bienes simbólico, la creación estética y las producciones intelectual y científica.

Dos de los textos de esta compilación fueron firmados en coautoría: "La lectura: una práctica cultural", un diálogo con Roger Chartier; y "El campesino y la fotografía", signado junto con Marie-Claire Brizard, viuda de Pierre Bourdieu.

Finalmente cabe mencionar que el sello editorial Aurelia Rivera publicó una primera versión de este libro en 2003 bajo el título Creencia artística y bienes simbólicos. Elementos para una sociología de la cultura. Esta obra, cuya labor de traducción corrió a cargo de Alicia Gutiérrez, se convertiría en aquél entonces en el último trabajo de Pierre Bourdieu traducido al castellano posterior a su deceso.

  1. Gabriel dice:

    ¿Pueden subirlo a otro lugar que no sea Scribd? Para descargarlo me pide cuenta premium.

  2. Luis Contreras dice:

    Solo sube un documento al scribd y podrás descargarlo. Si no lo deseas hacer algunos suben archivos vacíos de word. Asi podrás descargártelo.
    La opción se encuentra en la parte inferior.

  3. luisa dice:

    Igual me pasa :Scrib toma las direcciones d e los amigos y publica con mi nombre.Además es muy lento

  4. Manuel dice:

    ¿Como hago para descargarlo sin ser premium?

  5. Sociología Contemporánea dice:

    También puede descargarse desde Mega https://mega.co.nz/#!v9hmxAIA

  6. brenda dice:

    para descargar en mega pide una clave… saben cuál es?

  7. mari dice:

    si van a descargar en mega, vean la descripcion superior del libro, dice (enlace 2) y si hacen click ahi no es necesario tener ninguna contraseña

  8. mari dice:

    si van a descargar en mega, vean la descripcion superior del libro, dice (enlace 2) y si hacen click ahi no es necesario tener ninguna contraseña

  9. Cristina Ferreyra dice:

    Muchas gracias por toda tu colaboración. Cris

  10. Jesús Salvador Mateos dice:

    Ya cargué contenido y no me dejó descargar. ¿Qué pasa?

  11. uriel dice:

    De la postmodernidad al multiculturalismo
    ARTÍCULO
    Una de las maneras más frecuentes de pasar superficialmente sobre los grandes temas de la cultura contemporánea consiste en minimizarlos. El ejemplo más claro es la revolución de 1968. Se la despacha con la trivialidad de que fue una gran algarada estudiantil, en la que los universitarios no sabían lo que pedían, y que finalmente quedó en nada. Cuando, en realidad, ha sido la única revolución del siglo XX que, inspirada en planteamientos marxistas, tuvo éxito. Fue una revolución cultural y sexual cuyos efectos se dejan sentir hasta nuestros días.
    Algo semejante acontece con la postmodernidad. Perteneciente a otro plano y en diferente escala, la comparecencia histórica de eso que llamamos postmodernidad se halla estrechamente conectada con los movimientos universitarios de finales de los sesenta. Nada ha vuelto a ser lo mismo desde entonces. A los que sonríen burlonamente cuando oyen hablar de postmodernidad habría que preguntarles si habían oído mentar los cuatro grandes movimientos disidentes antes de 1960, y si han dejado de escuchar discusiones sobre estos temas hasta el día de hoy.
    Las cuatro grandes líneas de cambio han sido y, en cierto modo, siguen siendo las siguientes: feminismo, pacifismo, ecologismo y nacionalismo. Si bien se piensan, todas ellas están posibilitadas por el advenimiento de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, que motivan el paso a segundo plano de los aspectos sociales cuantitativos y ponen en primer término las dimensiones cualitativas.
    Soy testigo personal de que, a finales de los setenta y principios de los ochenta, todavía los intelectuales españoles –por no hablar de los políticos- apenas se habían enterado de que estos cuatro factores de mutación estaban llamados a configurar el panorama cultural y social del cambio de milenio.
    Desde entonces, ha habido cambios sustantivos en estas tendencias. Por ejemplo, el feminismo –en su versión más radical- ha desembocado en la ideología de género que, sorprendentemente, es casi el único modelo social que trata de imponer el actual Gobierno socialista español, con grave daño para la institución familiar y muy desfavorables consecuencias educativas. Un sesgo feminista menos neto, pero muy real, presentan también las ideologías pseudo-religiosas como la New Age y los estilos de vida orientalistas que han invadido Occidente.

  12. cris dice:

    gracias, necesitaba leer este texto.

Los campos marcados con un son obligatorios. ¿Ya tienes Gravatar?

*
*