Sociología Contemporánea - Actualidad, libros, humor y Ciencias Sociales

Un sitio para los amantes de las Ciencias Sociales

pierre-levy.jpg El 23 de junio el diario francés Le Monde publicó una interesante entrevista al sociólogo y filósofo tunesino Pierre Lévy en la cual expone ideas concisas sobre el desarrollo e implicaciones de la inteligencia colectiva en la sociedad a través de un medio como internet; además comenta a grandes rasgos sobre su actual proyecto de investigación, el IEML (Information Economy Meta Language, una lengua artificial concebida para ser simultáneamente manipulada por los ordenadores y capaz de expresar los matices semánticos y pragmáticos de las lenguas naturales.

El director de la cátedra de Inteligencia colectiva en la Universidad de Ottawa advierte que los resultados obtenidos comúnmente por motores de búsqueda como Google o Yahoo!, aunque satisfacen a sus usuarios, éstos se encuentran muy lejos de su óptima explotación. Es por ello que su propuesta de una semántica computacional al servicio de la inteligencia colectiva puede aportar un gran servicio a la gestión de la memoria colectiva en el universo virtual.


Entrevista a Pierre Lévy. "La inteligencia colectiva, nuestra más grande riqueza"

-Le Monde: Desde principios de los años 90 usted creía en el potencial de internet. ¿Después de 20 años más tarde, cómo analiza la evolución de la red de redes?

-Pierre Lévy: La hipótesis que formulaba en aquella época, cuando pocas personas utilizaban internet y cuando la web comenzaba a nacer, era que la interconexión de ordenadores sería un vector de perfecccionamiento y aumento de la inteligencia colectiva. Digo aumento antes que creación porque la inteligencia colectiva es practicada por los seres humanos desde que disponen de lenguaje y cultura. Sólo somos inteligentes colectivamente gracias a los diferentes saberes transmitidos de generación en generación. Sencillamente, internet es mucho más potente que la imprenta, la radio o la televisión, porque permite una comunicación de tipo transversal y una mejor explotación de la memoria colectiva.

-LM: ¿Eso explica la fama de la actual expresión "inteligencia collectiva"?

-PL: En efecto, esa noción está trazando su camino. Tomamos conciencia de ella porque se transforma a un ritmo observable al interior de una misma generación. Antes las técnicas de inteligencia colectiva permanecían estables de una generación a otra. Ahora hay un salto, una aceleración. Es como un fondo que permanecía inmóvil y que hoy llega a ser una forma que reacciona.

-LM: ¿Cómo repercute en los actores sociales?

-PL: Lo que encuentro fascinante es que el uso de internet para desarrollar la inteligencia colectiva no es exclusivo de un grupo social en particular. Para las empresas o la administracione pública el objetivo es crear un mejor valor. Ofrecer un servicio de manera más eficaz al cliente o al ciudadano. Las ONG, las asociaciones y las redes sociales se organizan mejor gracias a esas nuevas herramientas. Cada quien utiliza internet de una forma diferente. Nuestro capital principal consta de lo que nos hace capaces de construir y lo que sabemos. Lo dos están muy ligados. Se tiene el interés de estudiar una de otras afin de actuar de una manera más eficaz. He allí la toma de conciencia más importante: el valor está en el conocimiento.

-LM: ¿Hoy en día todo el mundo puede realmente participar en la constitución del saber colectivo?

Para un nuevo modo de producción y acceso al conocimiento es necesario un nuevo modo de mediación.

-PL: Diría que eso se produce en dos niveles. Primero, para el contenido mismo del conocimiento con la creación colectiva en línea con la ayuda de wikis, cuya Wikipedia es la representación más conocida. Pero eso va más lejos todavía con la organización del contenido. Comunidades se agrupan para describir contenido y permitir a otros acceder a éste. Así no solamente todo el mundo se convierte en autor sino también en prescriptor, organizador de la memoria colectiva, documentalista, crítico. En suma todo el mundo se vuelve mediador. Para un nuevo modo de producción y acceso al conocimiento es necesario un nuevo modo de mediación.

-LM: ¿Internet no es hoy una inmensa biblioteca con libros amontonados en desorden?

-PL: En efecto, hacia finales del siglo XVIII y sobre todo en el siglo XIX, aparecieron con la ficha de descripción de libros (título, autor, contenido, signatura…) lo que hoy se denomina metadatos. Éstos permiten navegar en el contenido. Hoy, lo que está en juego en internet es la cuestión de los metadatos. Pocas personas han tomado la medida del reto que eso representa.

Actualmente los motores de búsqueda utlizan el texto como su propio metadato trabajando plenamente sobre el texto. Es una inmensa regresión con respecto a todo el trabajo realizado desde hace dos o tres siglos por los bibliotecarios y documentalistas. Un retorno a la prehistoria. La razón consiste en la importancia del fenómeno. Muy a menudo las bibliotecas estaban constituidas en una sola lengua y con una colección de obras progresivamente acumuladas. Internet aporta una cantidad inmensa, muy heterogénea, multilingüe. Existen hoy en día cientos de miles de millones de organizaciones diferentes e incompatibles en datos. De ahí la complejidad extrema del problema. Sin embargo para aumentar la inteligencia humana gracias a internet debemos reducirlos.

-LM: ¿Es el objeto de su actual trabajo?

-PL: Exactamente. Primero es necesario tomar conciencia de la actual opacidad de internet. Los mejores motores de búsqueda sólo toman entre el 10% y 20 % de su contenido. Gracias a la masa de datos disponibles casi siempre se encuentra lo que se busca y uno está satisfecho. Pero se permanece muy lejos de una óptima explotación. Me preguntaba que hacía falta crear un lenguaje de descripción, un metalenguaje, que pueda traducir las lenguas naturales y la clasificación de conceptos (ontología en informática), pero que sea igualmente "calculable". En efecto, los lenguajes naturales están hechos para ser manipulados por los cerebros humanos y no por computadoras. Mi lenguaje, IEML (Information Economy Meta Language), es reconocible y tratable por una máquina porque es mucho más próximo al "lenguaje matemático" utilizado por los ordenadores.

-LM: Usted trabaja desde hace más de 15 años en ese lenguaje…

-PL: Sucede que es muy complicado de inventar. De tanto que no existen ejemplos a seguir. Aparte de los fracasos como el de la Caractérisque universelle de Leibnitz, que desde luego no tenía ordenador…, o del esperanto, que tenía la misma estructura que una lengua natural y suponía que todo el mundo lo aprendiera.

En el caso del IEML, el usuario final no tiene que aprenderlo. Él continuará trabajando en su lenguaje natural. El IEML intervendrá a un nivel subyacente. Sólo los ingenieros del conocimiento, los arquitectos de la información, es decir los profesionales, lo utilizarán. En efecto, es una lengua que no tiene semejanza en absoluto con la lengua natural. Sin embargo, el IEML tiene las características de una lengua natural, comprende los matices semánticos, pero refiriéndose a un ordenador.

-LM: ¿Dónde y cómo imagina la utilización del IEML en la Web?

-PL: Disponemos de un pequeño diccionario de 2000 términos. Lo desarrollamos adaptándolo en dominios particulares. Trabajo, por ejemplo, con un colega de HEC Montreal a fin de traducir el tesaurus de la American Economic Association. Se trata de crear todas las palabras necesarias a los economistas para indexar sus artículos. Nuestro motor de búsqueda será de esa manera mucho más eficaz a la hora de navegar en la inmensa literatura económica. El lenguaje va a desarrollarse en función de quienes decidan utilizarlo. Cada uno va a producir metadatos según su propia cultura. No se trata pues en absoluto de una empresa de estandarización. Simplemente evitar que en las diferencias no queden barreras infranqueables. Cada disciplina deberá hacer un esfuerzo de formalización de su saber pero, a plazos, se comprenderá la lengua del otro y se hará comprender la suya, sin estudiar la lengua extranjera…

-LM: ¿Con ello que se descubrirá?

-PL: Se harán aparecer las dimensiones geométricas del saber. En los viejos mapas geográficos de la Edad Media no había espacios en blanco. Desde que se utilizaron las coordenadas geográficas, los espacios en blanco aparecieron. IEML va a crear un sistema de coordenadas del espacio semántico permitiendo localizar lo desconocido, calcular las distancias entre significaciones. Eso no fabricará nuevas ideas pero indicará relaciones inadvertidas, virtualidades. La inteligencia colectiva coordinará el espacio semántico como coordina el espacio terrestre. En el espacio semántico del IEML no hay puntos de vista privilegiados. Las ideologías se vuelven simples perspectivas particulares. Con los actuales motores de búsqueda los resultados están ordenados según el algoritmo de Google o Yahoo. No se pueden tocar. Con mi proyecto se podrá elegir el orden de las respuestas. De ahí que éste sea un instrumento intelectual poderoso.

-LM: ¿Cuándo esa nueva herramienta estará disponible para los simples internautas?

-PL: Es un programa de investigación científica. Nos hacen falta todavía de dos a tres años para obtener su funcionamiento, es decir un software con un motor de búsqueda integrado que permita hacer la indexación automática y un motor de búsqueda semántico mucho más evolucionado que los motores existentes. En el mundo hay una cuarentena de personas que trabajan en el proyecto IEML, entre los que podemos contar a investigadores del laboratorio Paragraphe de Paris-VIII. Sólo el diccionario está disponible en línea desde hace un año. Es un largo trabajo, pero en 2010 los internautas deberán poder descargar un software en el sitio del IEML y utilizarlo.

-LM: ¿Qué efectos puede tener tal herramienta en la sociedad y la política?

-PL: Pienso que va a volverse más inteligente. Como se va más lejos en coche que a pie, gracias a la explotación de la inteligencia colectiva los horizontes de pensamiento se ampliarán. Pienso que se podrán hacer las cosas de manera un poco más sensata, sopensando la diversidad y la complejidad.

Mi perspectiva política es la del desarrollo humano. Es necesario conectar la sociedad del conocimiento con el desarrollo humano. Lo anterior a fin de que la socidedad del conocimiento se oriente hacia un desarrollo integral que comprenda todos los aspectos de la sociedad. La economía, la educación, la salud, la seguridad, la transmisión de patrimonios, la investigación o la innovación son interdependientes. En el fondo la inteligencia colectiva es la fuente del desarrollo humano.


Del original en francés: L’intelligence collective, notre plus grande richesse, trad. de Christian Hernández, Le Monde, 24 de junio de 2007.

Comentarios

  1. Conocimiento Libre

    [...] Julio 19th, 2007 — elprisionero Pierre Lévy, filósofo y sociólogo pionero en reflexionar sobre las consecuencias sociales de Internet en la sociedad, expone en una entrevista sus ideas sobre las ventajas que representa el desarrollo de la inteligencia colectiva a través de la interconexión de ordenadores por medio de Internet. Además habla de su actual proyecto de investigación, el IEML (Information Economy Meta Language), una lengua artificial concebida para ser simultáneamente manipulada por los ordenadores y capaz de expresar los matices semánticos y pragmáticos de las lenguas naturales. Segú Lévy con los actuales motores de búsqueda es imposible obtener resultados óptimos para su explotación. La fuente original de la entrevista en francés. Hace más de diez años que Lévy publicó su ensayo L’intelligence collective, que llevaba como subtitulo “Por una antropología del ciberespacio”. Aunque ahora estos términos sean un manido tópico, Lévy fue pionero en emplearlos académicamente y, sobre todo, en analizar de forma convincente los cambios sociales que supondrían las redes telemáticas en nuestro mundo. La Biblioweb publicó hace tiempo un artículo suyo sobre inteligencia colectiva y propiedad intelectual. [...]

  2. Ulo

    Otro que se dice muy experto y a la hora de mencionar al esperanto solo escupe prejuicios y desinformación. :(

    http://www.esperanto.net
    http://www.lernu.net

  3. lu.

    ¿No se trata de una empresa de estandarización?
    Eso es algo interesante. En el caso de la información georreferenciada, por ejemplo, es una tendencia la adopción de cierto estándar de metadatos, al cual incluso un usuario no-institucional puede ceñirse para obtener resultados completamente “legibles” o “comprensibles” tanto para una computadora como para otro usuario. Pero este nivel de “legibilidad” partió, precisamente, de la adopción de un estándar de metadatos, por no hablar de los lenguajes informáticos.
    Gracias a SC por esta versión de la entrevista.

  4. lu.

    Veo que esta noticia ocupó la portada de /. (Barrapunto. La información que te interesa). Felicidades, Christian. Ya tengo duplicados los “feeds”. ¿Con cuál me quedo?

    http://entrevistas.barrapunto.com/entrevistas/07/07/19/2128220.shtml

  5. meneame.net

    Pierre Lévy: “La inteligencia colectiva, nuestra más grande riqueza”

    El director de la cátedra de Inteligencia colectiva en la Universidad de Ottawa advierte que los resultados obtenidos comúnmente por motores de búsqueda como Google o Yahoo!, aunque satisfacen a sus usuarios, éstos se encuentran muy lejos de su óp…

  6. Shimohira

    El tema me parece muy interesante. ¿Qué le espera a la humanidad en una futura sociedad totalmente informatizada? ¿Podremos soportar tanta información?

  7. CH

    @lu. Muchas gracias. Soy un lector asiduo de Barrapunto y nunca creí que algún post de SC se publicara en la portada. Menos mal que el servidor aguantó porque el efecto Barrapunto suele ser “desastroso”.

  8. CH

    @Shimohira, respecto al factor conocimiento, creo que los entornos informáticos pueden posibilitar nuevas oportunidades para la distribución de éste en la sociedad. Sin embargo el acceso inequitativo a estos entornos tecnológicos está generando un nuevo tipo de desigualdad social.

  9. J. Ingenhoff

    Me parece muy interesante pero tengo que decir que una empresa de Bilbao llamada InterLan System ya ha desarrollado un sistema que ha llamado Metalingua que cuenta con más de 150.000 conceptos y según su descripción es:

    “Metalingua es un sistema de representación universal de la información, capaz de desambiguar la información expresada en una lengua origen, de forma independiente de los idiomas origen y destino, para abrir las puertas a la comunicación multilingual, enlazando incluso lenguajes tipológicamente muy diferenciados.”

    Yo personalmente he tenido la oportunidad de probarlo y es realmente impresionante. Es capaz de hacer búsquedas conceptuales multilinguales (Yo sólo lo he visto con Español e Ingles pero dicen que tienen desarrollado gran parte con Alemán y Frances).

  10. La Costra Blanca » Blog Archive » Inteligencia colectiva

    [...] en Socialogiac un interesante artículo sobre la inteligencia colectiva, smart mobs, el origen de ésta así como los esfuerzos para lograr [...]

  11. Gonzalo Eduardo

    Se trata de crear el idioma social mundial para que podamos comprar o vender, ese es el espiritu de pesamiento lineal que posee por razones propias, sin embargo creo mas importante que habria que tener mucho cuidado y responsabilidad de no considerar, modificar, tergiversar, ni conceptuar debidamente algunas ideas basicas de entendimiento que poseen todas las diversas culturas; si no, creo que seria un proceso del inicio de una era de colonizacion cibernetica producto del internet y la tecnologia actual.

  12. Narrativa digital y cibercultura » Archivo del Blog » El programa de la cibercultura

    [...] Tomando como base de reflexión los capítulos IV a VII del libro del filósofo tunecino (o ciberfilósofo como lo llama a Piscitelli) Pierre Lévy: Cibercultura (2007), podríamos considerar la Cibercultura como un nuevo dispositivo cultural que contendría al menos los siguientes elementos: una potenciación y problematización de la interactividad, el ciberespacio como infraestructura de comunicación, la puesta en escena de una nueva universalización (universalidad sin totalidad),  un escenario de movimiento social y sobre todo tres elementos programáticos (para un programa sin meta ni contenido): la interconexión, las comunidades virtuales y la inteligencia colectiva. [...]

  13. ¿Es posible una Consciencia Colectiva? | El Viaje de Odiseo

    [...] Noósphera.) Pero adicionalmente creemos los trabajos de Pierre Levy y Derrick de Kerckhove sobre inteligencia colectiva pueden ser un excelente disparador para guiarnos esta [...]

  14. “La inteligencia colectiva, nuestra más grande riqueza” « Xarxa Digital

    [...] de Inteligencia colectiva en la Universidad de Ottawa,  expone en una entrevista  titulada “La inteligencia colectiva, nuestra más grande riqueza” las ventajas que representa el desarrollo de la inteligencia colectiva a través de la [...]

  15. Inteligencia colectiva: el espíritu de la colmena | José Antonio Redondo Martín

    [...] Nor­mal­mente cuando se habla de nuevas tec­nologías se suele hablar del pre­sente inmedi­ato, de la espuma de los días, y del futuro, una cuestión a la que somos espe­cial­mente afi­ciona­dos al comen­zar el año. Jus­ta­mente por ello he deci­dido hacer lo con­trario, con ello despejo mi igno­ran­cia y acaso aporte algo de luz sobre un tema que sí es de actu­al­i­dad: la lla­mada Web 2.0.El extra­or­di­nario fenó­meno de la Wikipedia y la reciente explosión demográ­fica de las redes sociales ha traído al primer plano algu­nas ideas ape­nas tran­si­tadas: una de ellas es la noción de inteligen­cia colec­tiva. Un con­cepto que cobró cierto auge en los 90 al albur de las nuevas tec­nologías y que aparenta for­mar parte de la mod­ernidad, pero que en real­i­dad se trata de una idea que hunde sus raíces en la alta cul­tura del medievo.¿Qué es? La propia enci­clo­pe­dia colec­tiva da una buena defini­ción del concepto:“Es una forma de inteligen­cia que surge de la colab­o­ración y con­curso de muchos indi­vid­uos. Aparece en una amplia var­iedad de for­mas de toma de deci­siones con­sen­suada en bac­te­rias, ani­males, seres humanos y com­puta­do­ras. El estu­dio de la inteligen­cia colec­tiva puede ser con­sid­er­ado propi­a­mente como un sub­campo de la Soci­ología, de las cien­cias de la com­putación y del com­por­tamiento de masas, un campo que estu­dia el com­por­tamiento colec­tivo desde el nivel de quarks hasta el nivel de las bac­te­rias, plan­tas, ani­males y sociedades humanas. Tal defini­ción surge de los tra­ba­jos de Peter Rus­sell (1983), Tom Atlee (1993), Pierre Levy (1994), Howard Bloom (1995), Fran­cis Hey­lighen (1995), Dou­glas Engel­bart, Cliff Joslyn, Ron Dembo, Got­tfried Mayer-Kress (2003) y otros teóricos.”Aunque la defini­ción es bas­tante cierta, no se entra al ori­gen del asunto. Una de las obras clave de estos autores, que pre­cisa­mente incor­pora el tér­mino en su título apunta a un ori­gen con­cep­tual muchísimo más antiguo, conc­re­ta­mente al siglo X. Esta obra es L’intelligence col­lec­tive. Pour une anthro­polo­gie du cybere­space, de Pierre Lévy (La Décou­verte, Paris 1994) [Que ten­emos a mano en la red en una tra­duc­ción al castel­lano de 2004: “La inteligen­cia colec­tiva. Por una antropología del cibere­s­pa­cio” http://www.udenar.edu.co/virtual/inteligenciaColectiva.pdf ]. Este libro es extremada­mente intere­sante, al tiempo que muy poco citado por la demasi­ado anglosajona lit­er­atura sobre la Web 2.0. El doc­u­mento nos sirve entre otras cosas para trazar el ori­gen filosó­fico y lit­er­ario del asunto, según este autor la primera con­cep­ción de inteligen­cia colec­tiva fig­u­raría en la obra de Al Farabi (872–950):“La idea del la inteligen­cia colec­tiva fue sin dudas descrita explíci­ta­mente y pen­sada con rigor por primera vez entre los sig­los X y XII, en un medio islámico, por una casta de teó­so­fos per­sas y judíos que se refer­ían a una inter­pretación neo­platónica de Aristóte­les. Al Farabi (872–950), Ibn Sina (el Avi­cena de las tra­duc­ciones lati­nas: 980?1037), Abul-Barakat-Al-Bagdadi (muerto en 1164) y Mai­monides (1135–1204) cuen­tan entre los prin­ci­pales pen­sadores de esta tradi­ción. Por más de una razón esta cor­ri­ente debe retener nues­tra aten­ción. Primera­mente, Al Farabi e Ibn Sina situ­aron en el cen­tro de su antropología la idea de una inteligen­cia única y sep­a­rada, la misma para el con­junto del género humano, que se puede con­sid­erar antic­i­pada­mente como un int­electo común o colec­tivo. Este “con­ciente colec­tivo” fue nom­brado el int­electo agente por esos mís­ti­cos artis­totéli­cos porque es una inteligen­cia siem­pre en acción – que no cesa de con­tem­plar ideas ver­daderas– y que hace pasar al acto (que hace efec­ti­vas) las inteligen­cias humanas emi­tiendo hacia ellas todas las ideas que perciben o con­tem­plan. Este int­electo común une los hom­bres a Dios, un Dios esen­cial­mente con­ce­bido como pen­samiento, pen­sán­dose él mismo, una divinidad que conoce y que es una forma de conocimiento, más que todo poderosa, una inteligen­cia pura que solo es creadora por añadidura.”El persa Al Farabi, no es cualquiera: Aver­roes y Man­i­monides lo con­sid­er­a­ban el Segundo mae­stro, tras Aristóte­les. Esta tradi­ción fara­bi­ense, influyó sin ninguna duda en un autor impor­tante en la his­to­ria de la Cien­cia Fic­ción: Olaf Sta­ple­don. Éste en su libro Hace­dor de estrel­las nos describe de una forma fasci­nante el surgimiento de una “mente comu­nal”. Si leemos con aten­ción los capí­tu­los 8 y 9 es imposi­ble igno­rar el enfoque fara­bi­ense (en este caso con un matiz ateo) de esta obra genial. Hay un par de cosas más que unen a Sta­ple­don con Al Farabi: una, ambos eran filó­so­fos ¿conocía Sta­ple­don el pen­samiento de Al Farabi? es más que prob­a­ble; dos, resulta que Al Farabi es autor de uno de los libros pre­cur­sores de la cien­cia fic­ción: Opin­iones de los miem­bros de la ciu­dad ideal (tra­ducido en España como “La ciu­dad ideal”, trad. M. Alonso, Madrid, Ed. Tec­nos, 1985.), obra que pre­cede var­ios sig­los a la Utopía de Tomás Moro. Cito de nuevo a Pierre Lévy:“Somos, pues, [según estos filó­so­fos] inteligentes en acto única­mente gra­cias al int­electo agente, común al con­junto de la humanidad, que es una especie de “con­sciente colec­tivo”. Para el hom­bre, el grado supremo de la feli­ci­dad es evi­den­te­mente unirse al int­electo agente, cap­tar lo más ple­na­mente y mejor posi­ble la emisión angélica.”En cuanto a la defini­ción del ter­ri­to­rio, del esce­nario del con­sciente colec­tivo revis­i­tado en los noventa, hay una pal­abra clara y dela­tora: “el cibere­s­pa­cio”, algo que en 1994 era un con­cepto incip­i­ente, pues estaba ger­mi­nando la que iba ser la primera explosión de Inter­net: la de la World Wide Web y el correo elec­trónico. El con­cepto de cibere­s­pa­cio proviene una vez más del fér­til crisol de la mejor cien­cia fic­ción: la nov­ela Neu­ro­mante (Neu­ro­mancer), de William Gib­son, la obra cum­bre del Cyber­punk. Entre este polo dis­tópico y la visión utópica de Al Farabi dis­curre el pen­samiento de Lévy, que con­sciente de ambos apuesta sin duda por esta segunda opción, en una especie de lla­mada a la acción para la recon­struc­ción int­elec­tual del pala­cio de Cnosos:“los minoicos inven­taron el laber­into, es decir, la com­ple­ji­dad cul­tural, la inteligen­cia colec­tiva proyec­tada al espa­cio arquitectónico. …El proyecto de la inteligen­cia colec­tiva pre­supone el aban­dono de la per­spec­tiva del poder. Quiere abrir el vacío cen­tral, el pozo de clar­i­dad que per­mite el juego con la alteri­dad, la quimer­ización y la com­ple­ji­dad laberín­tica. Ahora bien, el pala­cio de luz, laber­into blanco, huella arqui­tec­tónica de una ale­gría de vivir, de una belleza, de una ligereza sober­ana, se con­vierte, a los ojos de la polémica que solo se reconoce a ella misma en todas partes, en el laber­into negro, trampa mor­tal que abriga a un mon­struo devo­rador de hom­bres. La leyenda del laber­into man­i­fi­esta la inca­paci­dad de hal­lar la sal­ida pací­fica. Tanto en el lejano pasado cretense como en el hor­i­zonte del opaco futuro plan­e­tario, la cul­tura de la poten­cia y de la paz parece inde­scifrable. La escrit­ura Lin­eal B, la escrit­ura de los micéni­cos en Creta, fue decod­i­fi­cada. Pero todavía no se ha encon­trado la clave de la Lin­eal A, grafía de los minoicos antes de la con­quista micénica. El enigma de la paz está aun sel­l­ado. Descifre­mos, pues, la lin­eal A o, más bien, inven­te­mos la ideografía dinámica, la escrit­ura del por­venir, la sobre­len­gua de los colec­tivos inteligentes. En lugar de ampliar las for­t­alezas del poder, refinemos la arqui­tec­tura del cibere­s­pa­cio, el último laber­into. En cada cir­cuito inte­grado, en cada chip elec­trónico se ve y no se sabe leer la cifra sec­reta, el emblema com­pli­cado de la inteligen­cia colec­tiva, men­saje irénico dis­perso al viento.”El lin­eamiento de Lévy con la cul­tura hacker y con el cyber­punk es patente. Hago memo­ria: el tér­mino ‘hacker’ unde sus raíces en la pre­his­to­ria de Inter­net; proviene del fab­u­loso Insti­tuto Tec­nológico de Mass­a­chus­sets (MIT) y se difunde ini­cial­mente gra­cias a ARPANET (la pro­toin­t­er­net de los 70). En este sen­tido el autor francés, que deriva int­elec­tual­mente de Deléuze y Guat­tari, no habla sólo de inteligen­cia colec­tiva, plantea una mirada per­sonal sobre el con­texto político y social; al igual que hicieron en su momento Al Farabi y Tomás Moro plantea la necesi­dad de imag­i­nar otra forma de rela­cionarse con la Polis.Podemos caer en el error de pen­sar que Inter­net ha sido la condi­ción sine quanon para con­seguir logros de la inteligen­cia colec­tiva o para poder realizar tra­bajo en red. Como indi­caba José Anto­nio Marina en un artículo de 2004 “La República de las Letras” [ http://www.elmundo.es/papel/2004/01/03/docume/1551864.html ], en Europa exis­tió, en el siglo XVII y XVIII una especie de “Inter­net epis­to­lar” (para abre­viar la voy a lla­mar la Car­tanet). Esta era una red libre de escala, dis­tribuida tanto geográ­fi­ca­mente como por dis­ci­plinas de la filosofía, las cien­cias y las artes. Entre algunos famosos “influyentes” hiper­conec­ta­dos encon­tramos a Descartes, cuya cor­re­spon­den­cia alcanza las 10.000 car­tas. El artículo afirma rotun­da­mente que fueron Diderot y D’Alembert quienes insti­tu­cionalizaron esta dinámica República de las Letras y que en con­creto el proyecto de la Enci­clo­pe­dia “Fundó la sociedad en red”. Ideas como «le com­merce d’idées» o y sobre todo la per­sis­tente repeti­ción de la pal­abra «réseau» en la obra Le Rêve de d’Alembert, indi­can, según  Éric Leton­turier, que Diderot habría sido influ­en­ci­ado por las teorías de Haller y Bor­deu para des­cubrir las posi­bil­i­dades de la red como mod­elo de comu­ni­cación y colab­o­ración. En un artículo sobre la Enci­clo­pe­dia, el autor de Jacques el Fatal­ista, nos alum­bra con una frase genial, propia de fig­u­rar en el fron­tispi­cio del edupunk: “no existe ninguna sociedad de donde se puedan sacar todos los conocimien­tos que se nece­si­tan.” [ver ref­er­en­cia “Redes cul­tur­ales. Claves para sobre­vivir en la glob­al­ización”: http://www.aecid.net/export/sites/default/web/galerias/cooperacion/Cultural/descargas/Redes_Culturales.pdf ]Sería en el siglo XX sin embargo cuando los grandes avances de las tele­co­mu­ni­ca­ciones per­mi­tió estable­cer un gigan­tesco tejido de redes: la red aérea de trans­porte, el telé­fono y final­mente Inter­net y en con­creto una de sus apli­ca­ciones estrella: el correo elec­trónico, éste creó la “Car­tanet 2.0? y susti­tuyó a la red dieciochesca y tam­bién al ochen­tero fax. Además, el vetusto telé­fono, al final de esta era tomaba un giro trascen­dente, se volvía móvil y con ello la conex­ión a las redes se volvía per­ma­nente y personal.En Esta­dos Unidos estas ideas cristalizaron en var­ios libros surgi­dos en la pasada década, entre otros, en uno de enorme influ­en­cia entre los Com­mu­nity Man­agers de todo el mundo: Wiki­nomics: How Mass Col­lab­o­ra­tion Changes Every­thing de Don Tap­scott and Anthony D. Williams. Este libro surge como indica su título en un momento en que las ideas de Lévy, Rus­lle, Atlee, y tam­bién las de Deleuze y Guat­tari parecían cristalizar: en el punto de auge de la Wikipedia. Cierto es que esta visión utópica sobre la real­i­dad era mati­zada casi simul­tane­a­mente por el con­tra­cul­tural Jaron Lanier en un artículo tit­u­lado con bas­tante inteligen­cia Mao­ismo dig­i­tal. Aquí se destaca la capaci­dad de la comu­nidad para anu­lar los men­sajes que man­i­fi­es­tan ras­gos de per­son­al­i­dad u opinión; es un hecho una de las reglas de oro de Wikipedia es la “neutralidad”.A mi juicio ambos tienen razón, ya que en real­i­dad el artículo de Lanier no desvirtúa a Tap­scott, Wikipedia cumple una amplia mis­ión y es uno de los ser­vi­cios más con­sul­ta­dos, sus rigide­ces y lim­ita­ciones son cubier­tas sin embargo por otros espa­cios disponibles en Inter­net más apropi­a­dos para la expre­sión per­sonal. Inter­net es de hecho uno los espa­cios de lib­er­tad per­sonal y colec­tiva más impor­tantes con­quis­ta­dos por la humanidad: blogs, redes sociales, twit­ter, youtube, etc dan cabida a todo tipo de enfo­ques, per­sonas, opin­iones, hechos, esti­los… Y todo ello con­vive al tiempo en la red, las noti­cias expues­tas con obje­tivi­dad, los artícu­los enci­clopédi­cos, los intere­ses de los pocos y lo estric­ta­mente personal.Doc­u­men­tán­dome sobre esto, vi que uno de los giros que se emplean en la wikipedia inglesa en relación a la inteligen­cia gru­pal o colec­tiva es “hive mind”. Héte aquí que lo paso a Google Trans­la­tor y me dice que esto sig­nifica en español “espíritu de la col­mena”. Héte ahí qué me acuerdo como no podría ser de otra man­era de Vic­tor Erice, autor de una de las obras de arte de nue­stro cine de igual título, que nos da una clave poética y tam­bién poco citada en la incip­i­ente lit­er­atura sobre redes sociales:“El título, en real­i­dad, no me pertenece. Está extraído de un libro, en mi opinión, el más her­moso que se ha escrito nunca sobre la vida de las abe­jas, y del que es autor el gran poeta y dra­maturgo Mau­rice Maeter­linck. En esa obra, Maeter­linck uti­liza la expre­sión “El espíritu de la col­mena” para describir ese espíritu todopoderoso, enig­mático y paradójico al que las abe­jas pare­cen obe­de­cer, y que la razón de los hom­bres jamás ha lle­gado a comprender”.Este texto, gra­cias tam­bién a Wikipedia (este maoista invento parece que a veces fun­ciona) nos entrega el enlace al texto del escritor: http://www.culturaapicola.com.ar/apuntes/libros/la%20vida%20de%20las%20abejas.pdf . El texto en efecto es extra­or­di­nario y como todos los demás que cito, se trata de una lec­tura fascinante.Es evi­dente que la com­para­ción de la sociedad humana con el fun­cionamiento de la col­mena es sug­er­ente y ten­ta­dora, pero no debe­mos olvi­dar algu­nas difer­en­cias. La primera es que somos pri­mates, con famil­ias, cohe­sión tribal, etc. Existe una conex­ión global y la ley de los seis gra­dos se da. Por otra parte nues­tra sociedad es más com­pleja, como pens­aba Bruno Latour las conex­iones sociales se extien­den a los obje­tos mate­ri­ales, a las orga­ni­za­ciones, y en defin­i­tiva a numerosos actores “no humanos” que for­man parte de nue­stro con­texto vital. “Tim” Berners-Lee, padre de la WWW y uno de los grandes respon­s­ables del fenó­meno de las social­nets, pro­ponía inteligen­te­mente que la WWW debería evolu­cionar hacia otra cosa: “lo llamé Web Semán­tica [tam­bién cono­cida como Web 3.0], pero debería haber hablado de GGG (Grafo Global Gigante)”. Una red donde se inter­conec­taran, las per­sonas, la infor­ma­ción, las cosas… y todas las redes entre sí.Según la visión apoc­alíp­tica de algunos medios y discográ­fi­cas, Inter­net sería un un espa­cio donde no sólo tienen lib­er­tad las ideas, sino tam­bién la piratería, la ped­eras­tia, el phiss­ing, los virus y toda clase de deli­tos cibernéti­cos. Por mi parte sin embargo creo que la Inter­net del siglo XXI está per­mi­tiendo el retorno del espíritu de aque­lla vieja cul­tura mediter­ránea del Mino­tauro, en cuanto al espíritu de la inteligen­cia colec­tiva de esta era quizá no se trate tanto del espíritu poético de la col­mena, si no como apun­tan los dis­tin­tos indi­cios, al tri­unfo de un nuevo mod­elo cul­tural en el que con­verge el espíritu de la ilus­tración y la cul­tura hacker.Otras ref­er­en­cias:*Félix Guat­tari La Révo­lu­tion molécu­laire, 10/18, París, 1980. No creo que deba estar en los “esen­ciales” este último pero si en la de “para saber más”. Antecedentes del pro­pio autor y* Michel AUTHIER et Pierre LEVY, ” La cos­mopédie, une utopie hyper­vi­suelle ” in Cul­ture Tech­nique, n° 24, avril 1992, pp. 236–244* Michel AUTHIER et Pierre LEVY, Les arbres de con­nais­sance, La Décou­verte, Paris 1992. Hasta donde haya podido lle­gar yo está claro que la for­mu­lación post­mod­erna de estos con­cep­tos se con­cibe como véis* Entre­vista a Pierre LEVY: http://sociologiac.net/2007/07/19/pierre-levy-la-inteligencia-colectiva-nuestra-mas-grande-riqueza/ Com­pártelo: [...]

  16. Competencias digitales: Digerir procesos « Los docentes y las TICs

    [...] Pierre Lévy en el capítulo “La nueva relación con el saber” de su libro Cibercultura. La cultura [...]

  17. Joaquin Gorreta

    Aquí esta mi conocimiento para vuestra inteligencia

    La inteligencia del ser en su mano está

    Mano= inteligencia divina, automática, autónoma,
    Intuitiva y creativa.

    Con un cuerpo cuidado a la perfección,
    Automáticamente e intuitivamente, etc.

    Cada movimiento de mano es pura
    Matemática e inteligencia.

    Con tu pensamiento puedes coger lo que quieras, cuanto quieras, y el tiempo que quieras, pero acuérdate de cerrarla
    Eso es inteligencia.

    Cuando no piensas funciona sola

    Nacemos con manos inteligentes y un cuerpo perfecto, nosotros lo hacemos deteriorar por falta de conocimientos hacia nosotros mismos.

    Humanos adora tus manos, son todos tus sentidos, tu pasado, tu presente y tu destino

    Ten presente que:
    El humilde es sabio, y en inteligencia es superior al que no es humilde.
    Crea la dulzura en ti, y alcanzaras maravillas en el universo.

    COMO DESARROLLAR LA MÁXIMA INTELIGENCIA EN EL MÍNIMO TIEMPO

    SCOOTERS CONDUCCION INTELIGENTE

    Necesario:

    -Las tres primeras paradas hacer lo máximo para frenar lo mínimo y suave posible.

    -Ya estas en tu moto, tu eres el profesor y tu eres el alumno.

    -En la sensibilidad de tu mano esta tu inteligencia.

    Crea la dulzura en tu mano y conseguirás maravillas con tu scooters

    Hace 40 años la mano del hombre invento el vehiculo de su futuro, la primera scooters.

    Hoy la tenéis en vuestra mano, y lo mejor vuestra inteligencia.

    Atentamente
    Joaquín 53 años

  18. ¿Qué es ser prosumer? 3/3 « Cuestión de ética

    [...] Lévi, Pierre, 2007, “L’intelligence collective, notre plus grande richesse”, trad. de Christian Hernández. Entrevista para Le Monde, 24 de junio de 2007, consultado traducido al español. [...]

  19. Competencias digitales: Digerir procesos « Los docentes y las TICs

    [...] Pierre Lévy en el capítulo "La nueva relación con el saber" de su libro Cibercultura. La cultura de [...]

  20. How the collective intelligence and memory of the internet may improve the intercultural relationships? « Deusto's Littera Media

    [...] concept of collective intelligence emerged in the late 1990 from the work of theorist as Pierre Lévy, Douglas Hofstadter, Peter Russell, Tom Atlee, Howard Bloom and others. This idea comes from [...]

  21. Collective intelligence and shared memory in internet may help improving intercultural relations « Deusto's Littera Media

    [...] concept of collective intelligence emerged in the late 1990 from the work of theorist as Pierre Lévy, Douglas Hofstadter, Peter Russell, Tom Atlee, Howard Bloom and others. This idea comes from [...]

  22. El programa de la cibercultura | Arte y cibercultura

    […] Tomando como base de reflexión los capítulos IV a VII del libro de Perre Lévy, filósofo tunecino (o ciberfilósofo como lo llama Piscitelli): Cibercultura. La cultura de la sociedad digital (2007), podríamos considerar la Cibercultura como un nuevo dispositivo que contendría al menos los siguientes elementos: una potenciación y problematización de la interactividad, el ciberespacio como infraestructura de comunicación, la puesta en escena de una nueva universalización (universalidad sin totalidad),  un escenario de movimiento social y sobre todo tres elementos programáticos (para un programa sin meta ni contenido): la interconexión generalizada, las comunidades virtuales y la inteligencia colectiva. […]

  23. Sonia

    El artículo es muy interesante, pero la traducción es pésima.